Tens y electroestimuladores, ¿qué son y para que sirven?

Tens y electroestimuladores, son equipos para tratamiento del dolor, estimulación muscular y el tratamiento de la incontinencia.

Los tens y electroestimuladores tienen muchas aplicaciones, son una buena herramienta para entrenamiento y recuperación, rehabilitación de lesiones que hayan supuesto una pérdida de masa muscular, además de para pacientes que presenten un estado de inmovilización total o de forma parcial.

EMS (electroestimulación muscular)

Consiste en la inducción de contracciones musculares a través de un generador de impulsos eléctricos similares a los emitidos por el cerebro capaz de reproducir la fisiología natural de contracción en el momento en que el nervio motor es estimulado.

Estos impulsos son enviados desde un generador de corriente constante que es capaz de compensar la resistencia de nuestro cuerpo. Dichos impulsos eléctricos llegan al vientre muscular desencadenando en consecuencia una acción muscular.

TENS (Estimulación Eléctrica Nerviosa Transcutánea).

Indicado para reducir el dolor basándose en la teoría del “GATE CONTROL” o control de la puerta de entrada, que consiste básicamente en enviar al cerebro gran cantidad de información sensitiva agradable de forma que este, el cerebro, no reciba la información correspondiente al dolor.

Los TENS no realizan contracción, tan sólo un cosquilleo y de hecho, bien utilizado, excitan únicamente fibras sensitivas.

Si lo que buscamos es calmar un dolor situado en una zona específica de nuestro cuerpo, usaremos la tecnología TENS. Lo situamos donde nos duele, lo activamos y los impulsos nos va a proporcionar un alivio casi inmediato bajo una sensación de cosquilleo, por el contrario nunca contracciones.

Electroestimuladores TENS

Estimulador TENS Omron E4:

Electroestimuladores COMPEX

Los equipos COMPEX son los únicos que cuentan con certificación médica ya que su tecnología estaba enfocada, en principio, al tratamiento médico, extendiéndose posteriormente al aumento de rendimiento deportivo.

Para muestra sirva decir, por ejemplo, que el tipo de corriente que utilizan todos los equipos COMPEX está patentada por la marca, no quedando corriente residual en el cuerpo, lo que permite indiscutiblemente que se pueda usar aun existiendo material de osteosíntesis tras lesiones (placas, clavos, etc.).

La electroestimulación, la tecnología insignia de Compex, se ha convertido con el paso del tiempo en un aliado imprescindible de los profesionales sanitarios y los deportistas más exigentes.

Evidentemente, hoy en día esta técnica está al alcance de todos los usuarios y permite utilizarse, sin duda alguna, en la preparación física, la recuperación muscular, la prevención de lesiones, la rehabilitación o el tratamiento de dolor, tanto en el domicilio como de manera profesional.

Si usamos por primera vez un COMPEX con una intensidad muy alta, se produce dolor y/o las típicas agujetas, ya que es capaz de estimular al 80% de las fibras de nuestro cuerpo (en un entreno normal solo se activa el 40% de las fibras). Son fibras no adaptadas a ese trabajo y no debemos someterlas a una intensidad elevada acostumbrándolas progresivamente a la actividad.

Factores que debemos tener en cuenta en un electroestimulador:

1.   Tiempo de impulso: Tiempo que tarda en el proceso de contración /relajación

2.   Intensidad: Cantidad de corriente. En programas de trabajo cuanto más alto sea este valor más trabajo estará realizando el músculo debido a un mayor reclutamiento de fibras.

3.   Frecuencia:

a.   Baja: de 1 a 8 hz, utilizada esencialmente en programas de relajación, recuperación y oxigenación, cuyo cometido principal es bombear la sangre.

b.   Media: de 9 a 30 hz, e indicada sin duda alguna en programas de fuerza y resistencia, en los que hacemos trabajar las fibras lentas de nuestro músculo. Estas son aquellas que se utilizan, indiscutiblemente, en deportes de resistencia, como maratón, ciclismo distancia, etc.

c.   Alta: más de 30 hz, utilizadas para programas de fuerza explosiva, en los que hacemos trabajar a las fibras rápidas de nuestro músculo. Este tipo de fibras son, sin duda alguna las más utilizadas en deportes rápidos, explosivos, como carreras cortas y rápidas (100 m, etc.)…

Gama Compex

Con Compex Sport podemos tonificar la musculatura, mejorar la fuerza muscular, optimizar la rehabilitación o relajar y recuperar más rápidamente.

  • Compex Sport SP 2.0: Para deportistas ocasionales pero con todas las características básicas de electroestimulación. Con 20 programas y 4 canales de trabajo.
  • Compex Sport SP 4.0: Para el deportista habitual. Incorpora programas de rehabilitación. Con 30 programas y 4 canales de trabajo.
  • Compex Sport SP 6.0: Para deportistas de alto nivel. Con tecnología Wireless (sin cables) y MI-Scan en los cuatro canales, 30 programas y 4 canales de trabajo. El hecho de contar con sensor MI en cada uno de los 4 canales permite que el trabajo que se realice con este equipo sea mucho más eficiente al personalizar cada canal para el músculo concreto dónde está colocado.
  • Compex Sport SP 8.0: Para deportistas de élite o personas que realizan deporte intenso a diario. Incorpora la función MI-Autorange que permite determinar automáticamente el nivel más apropiado de estimulación. Sin cables, tecnología MI-Scan, MI-Tens, MI-Range, en los 4 módulos, 4 canales de trabajo, 40 programas. Este modelo cuenta, además, con la posibilidad de conexión a la web.

Gama Compex Fitness

Pensada para el cuidado de la salud en la vida diaria. Con Compex Fitness conseguirás esculpir tu cuerpo, además de recuperar la fuerza y el tono muscular, aliviar el dolor o ayudar a relajarte.

  • Compex Fitness Fit 1.0: Para amantes del Fitness y la salud que practican actividad de forma esporádica. Con 4 cables, 4 canales, 10 programas. Modelo básico sin tecnología MI.
  • Compex Fitness Fit 3.0: Para adeptos al Fitness que practican actividad 3 veces por semana, incorpora tecnología MI y programas de masaje. Con cables, tecnología MI-Scan, 4 canales, 20 programas
  • Compex Fitness Fit 5.0: Para personas que entrenan diariamente, con tecnología MI y Wireless. 2 módulos de estimulación y opción de añadir 2 módulos adicionales. Sin cables, tecnología MI Scan, 4 canales (2 de serie + 2 opcionales), 30 programas.

Una de las consultas más frecuentes a la hora de utilizar un electroestimulador es el rango o intensidad a la que debemos trabajar, así que, el MI-Sensores capaz de medir con precisión y eficacia las características fisiológicas de los músculos para poder personalizar de manera automática y precisa cada entrenamiento.

  • MI-Scan: a través del mi-sensor estudia el grupo muscular elegido y ajusta automáticamente los parámetros del estimulador, adaptando la sesión a la fisiología de cada persona.
  • MI-Action (Sólo SP 8.0): es una forma de trabajo en el que una contracción muscular voluntaria se acompaña automáticamente de una contracción por electroestimulación. Optimizamos así la eficacia de la sesión volviéndola además más confortable y más activa.
  • MI-Tens (Sólo SP 8.0): específico para programas antidolor, el MI-sensor regula y reajusta de forma permanente la energía de estimulación. Se evita así la aparición de contracciones musculares tan perjudiciales en este tipo de terapias.
  • MI-Range: a través del MI-sensor sabremos siempre los rangos máximo y mínimo adecuados a cada tratamiento. Muy adecuado en programas de baja frecuencia para recuperación o masaje.
  • MI-AutoRange (Sólo SP 8.0): a través del MI-sensor en programas de baja frecuencia para recuperación o masaje el equipo selecciona automáticamente la intensidad necesaria para el mejor aprovechamiento.

La exclusiva tecnología MI (Muscle Inteligence), de los electro-estimuladores Compex se adaptan a cada uno de tus músculos para proporcionarte también un trabajo más efectivo, además disfrutas de un confort inigualable y un mejor rendimiento.

Lápiz de punto motor

Otra de las consultas más habituales es, por ejemplo: ¿cómo me coloco bien los electrodos para sacarle el máximo rendimiento a mi Compex?

Para ello podemos ayudarnos del lápiz de punto motor, el cual a través del gel conductor que nos aplicamos en la zona a trabajar, es capaz de identificarnos, dónde se encuentra la mayor superficie del vientre muscular.

Esencialmente los electroestimuladores, traen un programa para buscar el punto motor, pero si no, puedes usar un programa descontracturante o de dolor para localizarlo ya que, al producir sacudidas (bombeo) es más sencillo identificar visualmente el punto exacto dónde el reclutamiento de fibras es mayor, ya que se producirá un mayor movimiento (bombeo) a igual intensidad.

El punto motor, obviamente, no tiene por qué estar colocado a la misma altura en la derecha y en la izquierda ya que el cuerpo humano no es simétrico y puede que tengas que colocártelo en distinta posición en una pierna y otra por ejemplo.

En consecuencia es compatible tanto para electrodos snap (botón) como wire (sin cables).

Electrodos para Compex

Hay una gran variedad de  electrodos que podrás usar según el o los músculos a trabajar.

Como consejo decirte que, siempre que puedas, trabaja el músculo en tres partes, mejor será y aprovecharás más la electroestimulación. (Los cuádriceps, con un electrodo de 10 x 5 en su parte más alta, y uno de 5 x 5 en cada uno de los vastos; interno y externo).

Te podría interesar

Tensiómetros. 

Pulsioxímetro 

Nebulizador.