No se encontraron productos que concuerden con la selección.

Mecanismos involucrados en las pieles grasas

La piel se protege con un película hidrolipídica compuesta por sebo y transpiración. El sebo producido por las glándulas sebáceas de la piel, es un escudo real contra las agresiones externas. A veces segrega en exceso cuando las glándulas sebáceas son más grandes y más numerosas de lo normal. Esto se llama la hipersecreción sebácea, o piel con tendencia grasa. Ahora se entiende por qué las personas con piel grasa son también las que sufren de cabello graso: de nuevo, son las glándulas sebáceas las que son responsables de la producción de exceso de sebo…

Factores agravantes en las pieles grasas

Las pieles grasas pueden presentarse a cualquier edad, si bien es más frecuente en la adolescencia, como consecuencia de los cambios hormonales típicos de esta etapa de la vida.

Aunque el componente hereditario es sin duda el más determinante para tener este tipo de piel, también puede ser debida a factores externos, entre los que podemos destacar el estrés y la alimentación inadecuada.

Obviamente, no somos responsables del tamaño y número de nuestras glándulas sebáceas. Tampoco de los cambios hormonales que ocurren durante el desarrollo, embarazo o la menopausia, por ejemplo. Por ello es importante conocer cómo prevenir los problemas que pueden agravarla, el mejor modo de tratarla y luchar contra ciertos factores externos que intensifican el aspecto de la piel grasa como:

  • El uso de productos no adaptados o demasiado agresivos
  • El estrés
  • La contaminación
  • Fatiga extrema
  • Una mala alimentación.