La dietética y nutrición son términos que se encuentran íntimamente ligados, aunque es importante saber diferenciar ambos conceptos.

Dietética es la ciencia (dietoterapia) que estudia los regímenes alimenticios en la salud y también en la enfermedad, teniendo en cuenta los conocimientos sobre fisiología de la nutrición en el primer caso y sobre la fisiopatología del trastorno en el segundo caso.

Nutrición es la ingesta de alimentos en relación con las necesidades dietéticas del organismo. Una correcta nutrición, basada en una dieta equilibrada con la realización de ejercicio físico regular constituye la base de una perfecta salud.

La alimentación y la nutrición son dos procesos que están muy relacionados, pero es posible establecer diferencias entre ambos. La salud y el correcto funcionamiento de nuestro organismo, depende de la nutrición y la alimentación que se haya tenido durante toda la vida.

La dietética y nutrición en el deporte se suele asociar la comida de los deportistas con una comida que permita desarrollar una actividad extra sin sufrir agotamiento físico. Sin embargo, no es tan fácil y se debe tener en cuenta las características del acto deportivo, aeróbico o anaeróbico, las características particulares del deportista, etc.

En relación a los niños, la alimentación es uno de los problemas más importantes con los que se encuentran los adultos con niños, saber que alimentos deben comer, con qué frecuencia y en qué cantidad. Para ello, los padres deben guiarse por la pirámide de los alimentos.

La pirámide está compuesta en la base por los alimentos que se deben consumir a diario y en el vértice por aquellos que hay que tomar de forma ocasional. En la base se hayan los hidratos de carbono (cereales, pastas, arroz, patatas, etc..), de estos hay que consumir entre 4 y 6 raciones diarias, tanto en el caso de los niños como de los adultos. En el segundo nivel, se encuentran las frutas de las que es recomendable ingerir 3 raciones diarias y de verduras unas 2 raciones. En el tercer nivel, se encuentran carne, pescado, huevos y legumbres de los que se debe tomar una media de 3 o 4 raciones a la semana. Por último, en el vértice de la pirámide se encuentran los alimentos que se deben consumir de forma ocasional, como pueden ser el embutido o los dulces.