La higiene es el conjunto de conocimientos y técnicas que se aplican para el control de los factores que ejercen o pueden ejercer efectos nocivos sobre la salud.

La higiene personal es el concepto básico del aseo, de la limpieza y del cuidado del cuerpo. Son hábitos relacionados con el cuidado personal que inciden en la salud y que previene enfermedades; además, es la parte de la medicina o ciencia que trata de poner los medios para prolongar la vida, y conservar la salud de las personas.

Su falta puede provocar enfermedades y reacciones desfavorables no solo para los humanos, sino también para los animales y plantas, el cuidado del medio ambiente también va de su mano.

Sus objetivos son mejorar la salud, conservarla y prevenir las enfermedades o infecciones.

Se entienden como higiene los métodos que los individuos utilizan para estar limpios, como el uso sobre de jabón, champú y agua. Pero también, para referirse a las relaciones interpersonales: como los hábitos que favorecen la salud, reconocimiento, evaluación y control de aquellos factores o tensiones ambientales que surgen en el lugar de trabajo, en prevención de enfermedades contagiosas, alteraciones del bienestar, la mala higiene incide de manera directa en la salud de los demás, con la aparición de enfermedades, como es el caso de las infecciones de la piel y uñas, diarrea, conjuntivitis, cólera, la influencia o gripe común, entre otros.

Por ello hay que mantener una buena higiene de:

  • piel y cabello,
  • manos, uñas y pies
  • boca, oidos y ojos
  • vestido y calzado
  • sexual e intima
  • postural

La higiene implica tomar decisiones seguras y saludables en el momento de interactuar con los otros. La puesta en práctica de una buena higiene personal trae beneficios sociales y para la salud, y es importante que tanto en casa como en el colegio seamos capaces de transmitir a los niños la importancia de los mismos.