Asientos para  ducha y baño

El baño, es donde mas barreras arquitectónicas podemos encontrar. Ofrecemos sillas de ducha, para la bañera, tablas, barras abatibles, asideros, etc.

Los asientos de ducha son un accesorio muy útil para personas que tengan movilidad reducida, o bien una edad avanzada. Les ayudarán a que puedan disfrutar del baño de la mano de la máxima seguridad.

 

¿Qué son y para qué sirven?

Un asiento para ducha da la posibilidad al usuario de sentarse en el mismo. Están confeccionados de tal manera que se pueden adaptar a la perfección en un ambiente húmedo y resbaladizo, para poder evitar que se produzca un resbalón en cualquier momento.

La principal ventaja de usar un asiento de ducha es lograr un lavado con una mayor independencia y sin que existan restricciones de movimientos (por ejemplo, para poder lavar tanto las piernas como los pies sin problemas).

Por otra parte, comprar asientos de ducha también supone un recurso muy práctico para los cuidadores, ya que no tendrán que estar sujetando en todo momento al paciente. Les dará mayor libertad, lo que al mismo tiempo logrará que puedan controlar mucho mejor la situación.

Teniendo en cuenta que estos asientos van a estar en contacto con el agua y la humedad en todo momento, los fabricantes los diseñan en materiales inoxidables, cómo son el plástico, el aluminio y, sobre todo, el acero inoxidable.

¿En qué nos puede ayudar?

En el mercado podemos encontrar asientos para la ducha que se adaptarán a las diferentes necesidades de los usuarios: algunos modelos disponen de reposabrazos o de respaldo, otros tienen un asiento higiénico en forma de ‘U’, clave para facilitar el aseado de la zona íntima.

Una persona de avanzada edad suele requerir de una serie de aparatos ortopédicos para solucionar ciertos problemas que encontrará en su día a día. Un asiento de ducha es uno de los aparatos más recomendados por parte de los expertos. Y es que permitirá inmovilizar sin ningún problema a un adulto mayor que tenga dificultades para usar la ducha o la bañera. Además puede utilizarse un asidero de baño para poder levantarse de forma más sencilla

Además, no hará falta que una persona sea fuerte para trasladar al paciente.

¿Qué tipos hay?

A pesar de que si bien es cierto que en el mercado hay un sinfín de asientos para la ducha, todos ellos se suelen clasificar en estas 2 categorías:

Asiento abatible ducha

Se adaptan a la perfección a cualquier tipo de espacio y son muy seguras. Algunos modelos soportan un peso de un máximo de 150kg.

Asientos de ducha móvil

La principal característica de estos asientos es que no sólo se pueden usar en la ducha o en la bañera, sino también en cualquier parte del baño. Aguantan un poco menos de peso (unos 130kg aproximadamente). Además, disponen de patas especiales que se pueden regular en altura, lo que facilitará al máximo el aseso por parte del usuario. La movilidad es un punto clave al igual que ocurre con la silla inodoro para ancianos, la cual brinda una mayor independencia y seguridad.

¿Qué debemos de tener en cuenta a la hora de comprar?

Seguridad

Un asiento de ducha debe de ofrecer seguridad. Debe de ser fácil de usar y dar la capacidad al usuario de que esté sentado dentro de la ducha/bañera. También debe de evitar deslizamiento (por ejemplo, con conteras antideslizantes fabricadas con goma).

Estructura

Se debe de elegir una silla que se adapte al usuario en cuestión, así como al tipo de minusvalía que tiene.

Mantenimiento

Los asientos ducha deberían de ser fáciles de usar y de lavar, además de que no se deben de oxidar.

Comodidad

Por supuesto, la silla debe de ser cómoda, tanto de usar, cómo de mover. No estaría de más que tuviera asas moldeadas y que se pudiera regular en altura.

Principales características que debería cumplir una silla para ducha.

También te pueden interesar estas categorias