¿Qué son y para qué sirven?

Una grúa eléctrica ayudará a los cuidadores de centros de salud, ambulatorios, hospitales… incluso hasta se pueden adquirir para ser utilizados en un hogar, a nivel particular. Son muy prácticas, ya que con tan solo apretar un botón se puede conseguir que un paciente se levante de la cama.

La principal ventaja de usar grúas eléctricas para enfermos radica en que una sola persona podrá encargarse del traslado y de la movilización del paciente, sin necesidad de precisar de ayuda. Además, lo podrá conseguir respetando en todo momento la seguridad y la integridad de cualquier tipo de usuario. Reduce la carga de trabajo del cuidador, además de evitarle problemas de espalda muy característicos.

¿En qué nos pueden ayudar?

Las grúas electrónicas (también conocidas como grúas eléctricas) se caracterizan por ser muy compactas y maniobrables. Aunque dependerá del modelo que elijamos, la gran mayoría de ellos cuentan con un rango de elevación muy elevado; esto nos permite solucionar cualquier tipo de problema que se nos pueda presentar en el día a día, tanto a nivel de atención institucional, cómo a nivel de atención domiciliarias.

Disponen de un arnés especial que se debe de ajustar a la perfección al paciente, estando abrochado en todos los puntos. Cuando se hayan colocado, se acercará la grúa y se deben de colocar las tiras a las asas que tiene la máquina. Una vez que esto se haya hecho, valiéndonos de la ayuda del mando (o de un botón si no tiene mando), el dispositivo irá levantando poco a poco al paciente.

A la hora de usar grúas para sillas eléctricas, se recomienda que el cuidador sujete tanto la cabeza como el cuello del paciente, lo que evitará que se pueda producir cualquier tipo de lesión ante un tirón brusco.

También habrá que revisar la espalda, comprobando que esté recta para evitar problemas.

¿Qué tipos hay?

Grúas eléctricas ortopédicas móviles con actuador lineal

Mueve unos pesos de hasta 100-200kg y una persona es capaz de usarlas. Simplemente requieren de colocar la grúa al lado del paciente, ajustar el arnés y activar el sistema de elevación.

Grúas eléctricas ortopédicas con columna eléctrica

Son grúas mucho más robustas, con una forma ergonómica diseñada para pacientes que no están impedidos por completo. En este caso, no tiene el brazo sujeto a la percha (o no suelen tenerlo), por lo que no se recomienda usar en pacientes que no se puedan sostener por ellos mismos.

Grúas ortopédicas con techo fijas

Tienen un raíl que limita el movimiento de la grúa. La capacidad de carga asciende hasta los 300kg.

Grúas ortopédicas de techo móviles

Funcionan con un mecanismo de columnas elevadoras que se pueden ajustar cómo se quiera. La grúa tiene ruedas, para colocar las columnas en cualquier parte.

¿Que debemos tener en cuenta antes de comprar gruas electricas para enfermos?

Existe toda una gran variedad de grúas eléctricas para enfermos; más o menos grandes, fijas, móviles, que soportan una determinada cantidad de peso.

En cualquier caso, deberías de apostar por grúas de calidad, resistentes a un uso intensivo (sobre todo si se van a usar en instituciones).

Dependiendo de las necesidades de cada tipo de paciente, elegiremos una grúa que se adapte mejor a su situación.

Herramientas básicas para atender a pacientes con algún tipo de problema de restricción de movimientos.

También te pueden interesar estas categorias