Orugas salvaescaleras

Las orugas salvaescaleras son una práctica opción que se adapta a aquel paciente que tiene algún problema de movilidad para bajar o para subir escaleras. Aunque si bien es cierto que podemos encontrar algunos dispositivos similares que cumplen el mismo objetivo, una oruga silla de ruedas es móvil: esto nos quiere decir que no habrá que tener permanentemente instalada una máquina en la escalera.

Estos aparatos están destinados a ser usados únicamente cuando nos hagan falta.

 

¿Qué son y para qué sirven?

Una característica muy importante de la oruga escaleras es que se adaptan a todo tipo de espacio; tanto a escaleras amplias, como a lugares más bien estrechos. A diferencia de, por ejemplo, las subescaleras (que necesitan de una mínima anchura para poder sortear curvas o girar sobre las mismas), las orugas se pueden adaptar a escaleras muy compactas, dónde ninguna otra solución sería posible.

Las orugas reciben este característico nombre debido al sistema de tracción denticulado con el que funcionan; este sistema les permite impulsarse a través de diferentes aristas de los escalones. Lo más común es encontrarnos aparatos que suben/bajan las escaleras a través de un sistema de palanca, haciendo que el trayecto sea bastante ajetreado.

¿En qué nos pueden ayudar?

Una silla oruga sube escaleras requerirá de una persona que pueda ayudar al paciente a subirse a la misma; esto es un punto en contra frente a otros sistemas, ya que se perderá un importante nivel de autonomía. Sin embargo, el esfuerzo que habrá que hacer para usarla será mínimo, además de que logrará un suave ascenso/descenso, mientras que el paciente mantendrá la columna recta en todo momento.

Entre las opiniones de varios tipos de oruga salvaescaleras, descubrimos que este tipo de aparato está diseñado tanto para ser utilizado a nivel particular, cómo en instituciones avanzadas.

¿Qué tipos hay?

Existen muchos modelos de orugas salvaescaleras en el mercardo, pero no se pueden englobar bajo ninguna clasificación técnica más allá de que sean baratas, caras y que se hayan diseñado con diferentes materiales o varios criterios.

En cualquier caso, si todavía no sabes qué modelo de oruga escalera es el que mejor se adapta a tus capacidades, te recomendamos que sigas leyendo para descubrir los principales criterios a evaluar.

¿Que debemos tener en cuenta antes de comprar?

Lo primero en lo que debes de pensar es en si una oruga sube escaleras es exactamente lo que estás buscando. Suelen ser una buena opción cuando estamos hablando de una persona mayor, o bien que tenga algún tipo de dificultad de movimiento, pero sin llegar a ser un usuario de silla de ruedas. En el caso de que la persona que la quiera usar esté impedida en una silla de ruedas o sillas de ruedas ligeras plegables, existen otras soluciones que serán mucho más prácticas en su caso (cómo los elevadores verticales o las plataformas salvaescaleras).

Una vez que tengas claro que lo que buscas es una salvaescaleras oruga, te recomendamos que estudies con detenimiento la marca que se encarga de la fabricación de la misma. En el caso de que se produzca cualquier tipo de deterioro, necesitaremos contar con una práctica solución, lo más rápida posible. Si la empresa es de calidad, no tardará en proporcionártela.

Es preferible gastar un poco más, y apostar por una oruga de calidad, que se hayan confeccionado con los mejores materiales, a sacrificar en esta calidad, a llevarnos un modelo que nos de problemas desde el primer momento.

No estaría de más que la instalación de este aparato se hiciera por profesionales, para asegurarnos de que todo es correcto.

También te pueden interesar estas categorias